viernes 19 abril
Opinión  |   |

Tú, más y, el resto, ¿a tragar?

Las personas normales, las de abajo, le damos al botón de encendido de la TV al momento de los informativos y literalmente te quedas ojiplático por lo que se ve y se escucha. Lo que sale de las bocas populares y socialistas, no es que sea vergonzoso, que lo es, es una falta de respeto y un insulto a la inteligencia de cualquier persona con un mínimo de decencia. Recuerdo, además, que no hace mucho se achacaba a los podemitas que hacían mucho ruido cuando peleaban para que el PSOE cumpliera con los compromisos de Gobierno. Se hablaba de la Ley de la Vivienda, del impuesto a las grandes empresas, a los bancos, de limitar los precios básicos de alimentación, de mejorar las condiciones de trabajo, del empleo indefinido, de la falta de consentimiento para considerar la agresión sexual, de los derechos civiles LGTBI/Trans, de la conciliación familiar, de los servicios públicos, del Ingreso Mínimo Vital, de la protección integral de la mujer contra la violencia machista, también de la infancia y la adolescencia, del aumento del salario mínimo profesional, de restringir los precios al alquiler…en fin, se hablaba y se hacía buena política que es la de hacer cosas para la gente. Está claro que ese ruido, molesta más que el que ha tomado su lugar. Los partidos del bipartidismo ahora solo hablan de la corrupción, de citarse para partirse la cara, como vimos hacer a un senador del partido popular.

Este es, por tanto, el medio en el que se sienten en su zona de confort y, llegado el momento, de vez en cuando, paran un poco, se van a Bruselas y se unen para alimentar los tambores de guerra, vender armas a los fascistas sionistas en su exterminio genocida del pueblo palestino y votar contra los intereses de los agricultores.
El 15 de mayo del 2011, surgió un movimiento ciudadano de forma libre y espontánea. El de la indignación. Las plazas y las calles se llenaron de gente clamando contra la mala política que representaba el bipartidismo del PSOE-PP, que tanta desgracia ha traído a las clases populares. Hoy por hoy, Podemos está en recomposición, no lograron matarlo, ni con la lawfare, ni con la ayuda de los de Yolanda Díaz, hoy difuminados y desorientados casi en todo. Pero, es de justicia, reconocer el buen trabajo de la formación morada en favor de las clases medias y trabajadoras, aun lo errores que pudieron cometer, si bien, ninguno de ellos de mala fe.

No está Podemos en el gobierno y desde la constitución del nuevo gobierno de coalición progresista, es el PSOE el que campa a sus anchas y se ha pasado de hablar de cosas que importan a la ciudadanía a solo hablar de la corrupción, como en el 2011. Los medios de la cloaca y de la progresía ocupan sus portadas y buena parte de su contenido a alimentar ese pernicioso debate a modo de peloteo de tenis, que si el caso Koldo, que si el caso del novio de Ayuso, que si la mujer del Presidente del Gobierno, que si la mujer del supuesto líder de la oposición, que si fue la ETA la que puso las bombas de Atocha… y todo como si no hubiera un mañana. Mientras se privatizan servicios públicos, se desmonta la Sanidad y Educación públicas y los precios de la compra se disparan y el nivel de pobreza y exclusión social en España ronda el 27% , en el ínterin, los beneficios empresariales, en general, y en particular, de los bancos, grandes empresas se disparan, al tiempo que le dan al ventilador del y tú, más.

Todos los políticos no son iguales, eso, además, de falso, no es verdad y, como en el 2015, podemos dar un buen correctivo al albor de las elecciones europeas y, no tragar.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Salvador Soler

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=250288