domingo 4 diciembre
La Capital  |   | Redacción aG

Demuestran en Granada el mecanismo de la melatonina para aumentar la muerte de células cancerígenas

Este hallazgo puede suponer un importante avance en el desarrollo de tratamientos menos agresivos y más efectivos para el tratamiento del cáncer escamoso de cabeza y cuello

Científicos del grupo de investigación MP17-Comunicación Intercelular del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada. Foto: IBS Granada

El grupo de investigación MP17-Comunicación Intercelular del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada ha realizado un estudio que demuestra el importante papel que tiene la melatonina, una hormona que regula el sueño, contribuyendo a la muerte celular o apoptosis de las células del carcinoma escamoso de cabeza y cuello.

Se espera que los casos de cáncer, segunda causa de mortalidad en todo el mundo, aumenten para 2025, siendo el carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello (HNSCC) responsable de 500.000 casos nuevos cada año. A pesar de los avances continuos en cirugía, radioterapia y quimioterapia, las tasas de supervivencia a los cinco años se mantienen por debajo del 50%.

El HNSCC recurrente contribuye a una morbilidad significativa y conlleva una supervivencia pobre en general, y la investigación de nuevas dianas terapéuticas y tratamientos es bastante urgente. Por su parte, la melatonina tiene una relevancia particular para el desarrollo de tratamientos innovadores para el cáncer, por sus propiedades anticancerígenas, y su papel en la apoptosis celular.

Esta investigación, liderada en parte por Javier Florido y Germaine Escames, ha consistido en observar en el laboratorio el comportamiento de los carcinomas de células escamosas de cabeza y cuello tras la administración de un tratamiento de melatonina de 500 y 1.000 um durante 48 horas.

Los resultados muestran cómo la melatonina produce una acción directa en la mitocondria, aumentando los niveles de especies reactivas de oxígeno (ROS) que, como consecuencia, aumentan el estrés oxidativo y provocan un marcado aumento de muerte de HNSCC. Sin embargo, la melatonina en las células no tumorales tiene un efecto opuesto actuando como antioxidante.

Los investigadores demuestran en este trabajo el mecanismo de la melatonina para ejercer este efecto dual, proteger a las células sanas y aumentar la muerte de las células tumorales.

Este hallazgo granadino puede suponer un importante avance en el desarrollo de tratamientos menos agresivos y más efectivos para el tratamiento del cáncer escamoso de cabeza y cuello, mejorando el pronóstico y la supervivencia.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand