martes 5 julio
ELECCIONES ANDALUZAS 2022  |   | Redacción aG

El PSOE de Granada garantiza que "blindará" las partidas de sanidad, educación y servicios sociales

Noel López asegura que pretenden reforzarlos y devolver a la ciudadanía servicios públicos de calidad y acabar con la “nefasta” gestión del Gobierno del PP-Cs

Noel López ha participado en el reparto de propaganda en el Centro de Granada. Foto: Álex Cámara

El candidato socialista por Granada, Noel López, ha avanzado que el PSOE de Juan Espadas blindará el presupuesto en sanidad, educación y servicios sociales, para reforzarlos y devolver a la ciudadanía servicios públicos de calidad y acabar con la “nefasta” gestión de los mismos que deja el Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla.

Así se ha pronunciado en Granada capital durante un reparto de material informativo con las propuestas socialistas para fortalecer los servicios públicos que, como ha denunciado, tras tres años y medio de Gobierno de las derechas “han sido deteriorados”.

Junto a miembros de la candidatura como Olga Manzano y Antonio Cobo, además de otros representantes socialistas como la vicesecretaria general del PSOE de Granada capital, María Arnedo; López se ha referido al “empeoramiento” que ha sufrido la sanidad pública con retrasos en Atención Primaria, el aumento de las listas de espera o el despido de 1.600 profesionales en la provincia

“Frente a ello, el proyecto socialista tiene un claro compromiso de blindar y reforzar la sanidad pública con la inversión como mínimo, mediante recursos propios, del 7 por ciento del PIB, además de aplicar un plan de choque contra las listas de espera y garantizar el servicio de Atención Primaria en 48 horas”, ha explicado.

El panorama en educación también es “desolador”, ha remarcado. “En lugar de aprovechar la pandemia para bajar la ratio, han suprimido en torno a 200 unidades educativas en la provincia -especialmente en el ámbito rural granadino- y han recortado en docentes y en los apoyos al alumnado con necesidades educativas especiales.

“Vamos a apostar por una educación pública de calidad que garantice ante todo la igualdad de oportunidades, por eso vamos a hacer que la escolarización de 0 a 3 años sea gratuita, así como la defensa por las universidades públicas, entre otras medidas”, ha señalado.

En el apartado de los servicios sociales, López ha afirmado que “Moreno Bonilla ha sido un indolente e insensible con las y los usuarios del sistema al ser Andalucía una de las comunidades autónomas que más tarda en valorar y gestionar la Ley de la Dependencia”.

“Las y los granadinos merecemos servicios públicos de calidad, por eso el PSOE proponemos un sector social que cuide de nuestros mayores y personas dependientes. Planteamos un plan de choque para agilizar la atención en dependencia a esas 8.300 personas que están a la espera de ser valoradas y a las más de 3.200 que siguen esperando a ser atendidas, habiendo sido ya consideradas dependientes por la Junta”, ha comentado.

Para hacer todo ello posible, ha llamado a la movilización el próximo 19-J y a confiar en el programa socialista y en su candidato a la Presidencia de la Junta para “avanzar” y dejar atrás el “estancamiento y la retahíla de grandes incumplimientos” que ha supuesto para Andalucía y la provincia de Granada el Gobierno de Moreno Bonilla, quien “no ha tenido ni programa ni compromiso con esta tierra”.

El PSOE está “preparado, con fuerzas y con ideas para ganar estas elecciones”, movilizado a pie de calle, en cada pueblo y ciudad, y en permanente contacto con la ciudadanía, para “darle razones” al electorado para confiar en el partido y en el candidato socialista Juan Espadas, ha añadido López.

Ha destacado que el próximo 19J hay dos opciones: “avanzar o retroceder, volver a recuperar la confianza en el PSOE de Andalucía y en Juan Espadas para avanzar y progresar sin dejarnos a nadie atrás o seguir estancados con el Gobierno de Moreno Bonilla, que ha sido “incapaz de mejorar la vida de la gente”.

López ha subrayado que el PSOE es “el partido útil que necesitan las y los granadinos para que esta provincia continúe avanzando. Para acabar con el pésimo funcionamiento de los servicios públicos, la sanidad, la educación y los servicios sociales”.

Por último, el socialista ha aseverado que “estamos en la calle, trabajando, transmitiendo ilusión y explicando nuestro programa pueblo a pueblo, barrio a barrio, vecino a vecino, sector a sector”.

Publicidad

Comentarios (1)

  1. Agapito el viejo dice:

    Es sorprendente que toda una abogada del estado haya estado prestándose a ese juego y al de caricaturizarse a sí misma como una falsa andaluza. Pero lo que de verdad llama especialmente la atención es esta reciente expresión del líder nacional de VOX con respecto a los pactos de estado del PP con el PSOE: “Ningún colaboracionismo con este Gobierno –el de coalición PSOE-Podemos liderado por Pedro Sánchez– es aceptable”.

    Bien, resulta de una brutal hipocresía que el de Amurrio hable de “colaboracionismo” de los populares con los socialistas, cuando uno de los supuestos ‘crímenes’ del PP es pactar una Ley de Seguridad Nacional en la cual no pudieran meter mano los grupos más radicales del Congreso de los Diputados, como son Bildu o ERC, y así protegerla en beneficio del interés general.

    Pero el refranero español es muy sabio y viene al caso porque aplica perfectamente a VOX: “Consejos vendo que para mí no tengo”. Y es que cabe recordar que fue el partido verde el que, con su abstención, puso en práctica esa doble moral que le caracteriza a la perfección:

    Criticar la política de estado del PP mientras salvaba al gobierno sanchista con una abstención en el Congreso por la cual se aprobaba, sin ningún tipo de control ni de condiciones, el decreto de gestión del reparto de decenas de miles de millones de los fondos europeos para la recuperación económica. Lo peor es que VOX, que hizo de muleta del PSOE por una reconocida equivocación, más tarde aseguró que lo volverían a hacer.

    Sin embargo, resulta paradójico que el entorno de VOX venga sugiriendo desde tiempo atrás el improbable futurible de que el PP pacte un gobierno con el Partido Socialista, algo que todavía no ha pasado y que es difícil que ocurra dado que los socialistas siempre han sido reticentes a acercarse a los populares, al preferir a comunistas, independentistas y filoetarras.

    Lo que cabe preguntarse es que, si a los de VOX no les gusta nada el PP, al que tanto critican y al que en muchas ocasiones están queriendo igualar al PSOE que tanto detestan, ¿por qué tienen tanto interés en mezclarse con los populares en gobiernos de coalición?

    El experimento de gobernar con VOX ya le está costando disgustos al PP. En Castilla y León, el presidente Alfonso Fernández Mañueco ya ha tenido que pedir perdón tras un bochornoso episodio protagonizado por Juan García-Gallardo, el vicepresidente de la formación verde, quien le espetó a una procuradora de las cortes –con discapacidad– que la iba “a tratar como si fuera una persona normal como todas las demás”.

    Así que no es de extrañar que el presidente Juanma Moreno esté insistiendo a sus compañeros, militantes y simpatizantes de la importancia de alcanzar una mayoría muy amplia, al menos de un escaño más que toda la izquierda junta, para poder forzar la abstención de VOX y no tener que contar con un voto favorable que bien mercadearían a cambio de formar parte de un gobierno (porque venían “a servir y no a servirse”).

    Habría que ver si el partido verde se atrevería a forzar una repetición electoral votando en contra de Moreno con toda la izquierda junta, poniendo en peligro la prosperidad de una región que había logrado liberarse del cortijo socialista de los 40 años de ruina económica y abyecta corrupción. Es así que Moreno intentaría gobernar en solitario para no tener que verse manchado con las ocurrencias, el populismo y las faltas de respeto a las que acostumbran los de Abascal.

    Por su parte, al PSOE lo único que le queda en esta campaña, porque no puede presumir de programa electoral habida cuenta de su gestión ruinosa y corrupta en Andalucía, es engordar a VOX calificándolo como “la extrema derecha” en cada intervención de sus cargos para utilizarlo como arma arrojadiza contra el PP y, así, tratar de movilizar el voto de la izquierda agitando al fantasma del ‘fascismo’. Recuerden: VOX no es fascista, sino populista.

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand