miércoles 19 enero
SEMANA SANTA 2017 | JUEVES SANTO | CRÓNICA  |   |

La conquista de la naturalidad

El Jueves Santo brilla con luz propia con serios cortejos y discurrir con clase por las calles granadinas · Concha, Estrella y Aurora hacen más grande el Albaicín · Salesianos imprime carácter zaidinero · El Silencio enmudece Granada

El Silencio impide cubrir su salida
Por primera vez en muchos años, la Hermandad del Silencio impidió a fotógrafos, cámaras y redactores de los diversos medios de comunicación cubrir la salida de la cofradía desde el interior del atrio de San Pedro y San Pablo. Al contrario que en años anteriores los informadores tuvieron que hacer su labor desde el dintel de salida, quedando dificultada así la labor informativa. Del mismo modo, la propia hermandad requirió en varios momentos a la Policía, durante la Carrera del Darro, que retirase a los periodistas del entorno del paso, lo que provocó el malestar generalizado entre los profesionales.

El Jueves Santo de Granada ha conquistado por méritos propios la naturalidad. Las cinco hermandades que debían realizar su estación de penitencia cumplieron en una jornada multitudinaria que dejó pequeños los principales rincones de Granada y tuvo al Albaicín como enclave protagonista de la pasión.

El quinto día de la Semana Santa granadina dejó imágenes para recordar, con marcos incomparables únicos en todo el mundo y sobre todo un buen discurrir de las cofradías, con serenidad y paso firme, tal y como manda que así sea en el Día del Amor Fraterno y que es uno de los grandes en la ciudad.

Los rayos de sol hicieron brillar más a la Concha. Foto: Guillermo L. González

Paso firme en La Concha

Fue la primera en ponerse en las calles de Granada, desde el Monasterio de la Concepción, la Concha dejó una sensación de paso firme y de avanzar poco a poco en todo lo que se hace desde ella.

La cofradía hizo las delicias de los presentes con toda la seriedad del mundo desde su salida, con momentos únicos como los que se vivieron en el callejón de Concepción de Zafra, y un cortejo de hermanos amplio. Se estrenó la nueva saya de salida con bordados de un trae de torero así como guirnaldas y medallones del sobrecanasto.

El cielo fue azul al completo en la salida del Cristo de la Redención. Foto: Álex Cámara

Carácter zaidinero

En el día en que el Albaicín tiene casi todo el protagonismo, desde la otra punta de la ciudad llega el carácter zaidinero de la mano de la hermandad de Los Salesianos, que llegó acompañada al centro de la Banda de la Elevación del Campo de Criptana y que provocó una acertada fusión en su discurrir.

Los hombres de José Carlos Torres y José Luis Selfa vivieron momentos únicos en uno de los trayectos más extensos de la Semana Santa de Granada, lo que no quitó las ganas de llenarse de Redención y Salud en cada rincón. El regreso también dejó un gran sabor para la hermandad.

El paso de la Aurora por los Grifos de San José volvió a ser espectacular. Foto: Guillermo L. González

Aurora en estado puro

La Aurora volvió a demostrar el por qué es una de las cofradías que cuenta con una nómina de hermanos muy elevada. Su pureza en cada paso que se da quedó consagrada desde la salida de un San Miguel Bajo que para muchos desearía que cupiera el triple o cuádruple de gente para no perderse un detalle de su salida y, obviamente, su regreso.

Fue este uno de los momentos más emotivos en la hermandad, que este año estrenó un guión de la Juventud diseñado por Carlos Marcos con bordados de José Manuel Hurtado. El paso por los grifos de San José volvió  a ser único, al igual que el amplio cortejo de nazarenos cumpliendo escrupulosamente los horarios e itinerarios como muestra y señal de que es así como una hermandad debe ponerse en la calle.

La parte alta del Albaicín vivió con fervor la llegada de la Estrella. Foto: Álex Cámara

Eterna Estrella

Y si larga fue la noche en una parte del Albaicín, no se quedó corta la que pudieron vivir quienes acompañaron a la Estrella en su salida y en su regreso, con eternas chicotás en Plaza Larga, el lugar donde se requiere disfrutar del cortejo de nazarenos amarillo y negro.

Como ya se podía augurar hace unos años, el paso de Jesús de la Pasión ha quedado reluciente, lo que le permite brillar con luz propia de ahora en adelante en cada tarde del Jueves Santo, en la que el carácter de barrio no se perdió un instante con el discurrir de esta cofradía.

Las luces se volvieron a apagar al paso del SIlencio por las calles. Foto: Álex Cámara

Granada enmudece

En la media noche, la Cofradía del Silencio hizo que Granada quedase a oscuras para recordar la muerte de Cristo en su cruz de taracea. La imagen que tallara José de Mora y que fuera replicada por Antonio Barbero volvió a sobrecoger en el discurrir de la hermandad.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrolado por La Sastrería