jueves 20 junio
SEMANA SANTA 2015 - CRÓNICA DEL DOMINGO DE RAMOS  |   |

La pasión va por dentro y por fuera

Las cinco hermandades presumen de estabilidad en el Domingo de Ramos de Granada, radiante y multitudinario en cada rincón de la ciudad

Pasa cada cierto tiempo que, las hermandades y cofradías de Granada empiezan a acostumbrarse pronto a lo bueno, como al hecho de que la lluvia ya no amargue los días de estaciones de penitencia, que la gente acompañe en multitud a los cortejos o que sus titulares brillen con luz propia.

Así ha arrancado la Semana Santa de Granada, con un fervor reluciente en el Domingo de Ramos en el que las cinco hermandades dieron todo lo que son capaces de ofrecer por las calles de Granada, sin defraudar a los congregados fieles, devotos, curiosos y visitantes para dejar un buen sabor de boca en el primer día de la pasión.

La Virgen de la Paz, a su paso por el Arco de Elvira, en su barrio. Foto: Alejandro Romero

La Virgen de la Paz, a su paso por el Arco de Elvira, en su barrio. Foto: Alejandro Romero

San Andrés ya espera

En el Perpetuo Socorro se produjo una de esas imágenes únicas de la Semana Santa de Granada, fue el justo momento en el que el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, golpeó con la llave simbólica con la que se abre la Semana Santa la puerta para abrir definitivamente ocho días de pasión.

La salida, todo un ejemplo de cortejo, emoción y organización, pudo ser la última próxima a San Juan de Dios para, probablemente, regresar el próximo año a la que es su sede canónica. La Borriquilla ya imagina cómo serán las tardes de Domingo de Ramos en su barrio, llegando hasta San Andrés en plena calle Elvira, en donde los sentimientos estuvieron presentes al paso de las dos imágenes titulares tras atravesar la 'puerta del cielo' que da entrada a la calle.

El paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén será uno de los misterios más imponentes de la Semana Santa de Granada una vez esté concluido. Así se intuye tras ver de nuevo en la calle las dos esquinas delanteras concluidas. A ello también pudo observarse los varales del palio renovados.

La imagen de la Victoria efectuó la primera de sus dos salidas programadas para este año. Foto: Alejandro Romero

La imagen de la Victoria efectuó la primera de sus dos salidas programadas para este año. Foto: Alejandro Romero

Victoria para siempre

Han pasado ya 75 años desde la bendición de la Virgen de la Victoria y su incorporación a la hermandad de la Santa Cena de Granada, a la que se le quedó pequeña la plaza de Santo Domingo para ver la salida de la 'novia' del Realejo y el grandioso paso de misterio.

José Manuel Rodríguez Quesada y su equipo guiaron a sus hombres por el barrio y la Carrera Oficial como si de una alfombra se tratase, con mimo y costalería y el saber estar de una de las escuelas más señoriales de Granada.

Y todo con el acertado acompañamiento del Gran Poder y Los Ángeles de Granada, quienes dieron más clase a la presencia de esta hermandad en la calle, que además puso un amplio cortejo de nazarenos y mantillas en la calle para demostrar 'músculo' cofrade en el primer día de la pasión.

Jesús de la Sentencia, de Las Maravillas, dejó imágenes bellas con la luna como testigo de excepción. Foto: Alejandro Romero

Jesús de la Sentencia, de Las Maravillas, dejó imágenes bellas con la luna como testigo de excepción. Foto: Alejandro Romero

Luz propia para la Sentencia

El paso de Jesús de la Sentencia brilló con luz propia en la tarde del Domingo de Ramos, y no solo lo hizo con las nuevas potencias para el señor, sino con el palio de cajón que quizás, unido a la carrera del Darro y a la presencia testimonial de la Alhambra dejen estampas únicas en este punto de la ciudad.

De lo que todo el mundo hablaba en las calles de Granada al paso de esta hermandad era de su nuevo acompañamiento musical. La presencia de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba fue el acierto general para el acompañamiento de la Sentencia. De hecho nada más producirse su salida, con saeta incluida, se interpretó 'Bajo la Alhambra sentenciado', la nueva composición hacia el titular de esta cofradía.

Pese a una pequeña incidencia en la calle Colcha, por el mareo de uno de sus hermanos de luz, la Hermandad supo reponerse con cierta resolución de regreso a su templo, en donde la noche empezó a dejar en frío la calurosa tarde que en el mismo punto se había vivido horas antes.

El 'silencio blanco' se hizo palpable en el barrio Fígares de Granada. Foto: Antonio Ropero

El 'silencio blanco' se hizo palpable en el barrio Fígares de Granada. Foto: Antonio Ropero

Sueños de Despojado

Desde el barrio Fígares, el silencio tomó las calles de Granada roto únicamente por el muñidor que anunciaba la llegada del blanco de Jesús Despojado de sus Vestiduras, cuya presencia en la calle cada año es más portentosa.

El reencuentro con el Sagrado Protector de Granada solo fue el preludio de una gran estación de penitencia que la hermandad completó en la carrera oficial con solera, aunque con la mente puesta en los sueños de esta humilde cofradía de barrio.

Así, a su paso por la Parroquia de San Emilio se hizo palpable el sueño de quienes desean, ansían y añoran una salida desde este punto en cuanto sea posible, quizás dos o tres años; a lo que hay que añadir el deseo cofrade de quienes ya vislumbran ese paso de palio de María Santísima del Dulce Nombre tras su hijo despojado.

Jesús Cautivo, sobre su paso en su salida, en el último año que lo hará antes de la reforma. Foto: Antonio Ropero

Jesús Cautivo, sobre su paso en su salida, en el último año que lo hará antes de la reforma. Foto: Antonio Ropero

Aires nuevos en la Encarnación

Francisco Verdugo tiene ante sí un duro trabajo. El paso de Jesús Cautivo en las calles de Granada ha hecho que no se entienda hasta ahora una Semana Santa sin él sobre dicho paso, que procesionó presumiblemente por última vez un Domingo de Ramos ante el encargo del nuevo paso que verá la luz el próximo año.

A ello hay que añadir el nuevo manto de la Virgen, con el pasado que ya está concluido y cuyos bordados se entremezclan con los originarios del siglo XVIII. Han sido los propios hermanos los que han conseguido dar más notoriedad al blanco de la Encarnación.

Quizás todo ello ayude a incrementar la presencia de hermanos de fila en esta cofradía, que como otras del Domingo de Ramos, añora poder efectuar su salida desde su sede canónica.

Y es que aunque la lluvia no haya hecho presencia en el primer día, el aguacero nunca cae a gusto de todos, motivo por el que queda constatado que la pasión va por dentro y también por fuera.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Diseño Web La Sastrería