viernes 9 diciembre
La Capital  |   |

Promoción de la salud y participación de los mayores, objetivo del taller de la EASP

La Escuela Andaluza de Salud Pública quiere fomentar la interacción social de las mujeres participantes

La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) participa en el proyecto europeo YORIE (Young and Old for Regional Identities in Europe 2013-2015) junto a entidades públicas locales y organizaciones no gubernamentales de Rumanía, Francia, Italia, Portugal y Turquía. Este proyecto, que se inició en 2013 y finalizará en 2015, está financiado por la convocatoria Asociaciones de aprendizaje del programa sectorial Grundtvig de la Unión Europea.

El proyecto europeo YORIE surgió en el contexto de la celebración del Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Internacional en 2012 y su objetivo principal es promover la construcción de la identidad europea sobre la base al fortalecimiento de la identidad local y el apoyo intergeneracional.

La participación de la Escuela Andaluza de Salud Pública en este proyecto coordinado por Joan Carles March y en el que participan Alina Danet y Noelia G. Toyos, se orienta a impulsar el intercambio intergeneracional de conocimiento tradicional sobre cocina y bailes regionales, con el objetivo de promover la salud de las personas mayores y de facilitar la reinserción de jóvenes en situación de exclusión social.

Las participantes en el proyecto son mujeres mayores de 55 años (especialmente del ámbito rural) y jóvenes en situación de exclusión social (con especial atención a inmigrantes, minorías étnicas, víctimas de violencia de género y desempleadas de larga duración).

Las actividades previstas para llevar a cabo en la Escuela Andaluza de Salud Pública hasta el 2015 incluyen: seminarios participativos, grupos focales y entrevistas en profundidad; talleres y cursos de formación sobre la cocina tradicional y bailes regionales; cursos formativos para la población en situación de exclusión social; y talleres intergeneracionales, asegurando el intercambio de conocimiento y la participación activa de todas las personas participantes.

El segundo taller de cocina tradicional y de bailes regionales

El taller desarrollado esta semana en la EASP es la segunda actividad formativa dedicada a las mujeres mayores que participan en el proyecto Yorie. El objetivo de la sesión ha sido el fomento de las relaciones interpersonales a través de la práctica de bailes regionales y elaboración de recetas tradicionales.

Durante la mañana, se ha llevado a cabo una sesión de bailes tradicionales en grupo, centrada en la práctica de “la reja”, baile típico granadino. Además de favorecer la realización de ejercicio físico moderado, esta actividad ha fomentado la comunicación e interrelación entre las 14 mujeres mayores de 55 años, que, conjuntamente y de forma consensuada, han participado en la adaptación de la coreografía a las necesidades de las personas mayores. En un encuentro posterior, se perfeccionará la técnica y sincronización grupal, de cara a la demostración de bailes regionales programada para el próximo encuentro transnacional del proyecto Yorie, que se realizará en la Escuela Andaluza de Salud Pública del 8 al 10 de mayo 2014.

La actividad centrada en la cocina tradicional, se ha desarrollado a partir del almuerzo, para el cual todas las participantes elaboraron de forma individual platos típicos andaluces como: sobrehusa y cazuela de espárragos (Loja), gachas y “ensalada de remojones” (Güejar Sierra), ensaladilla de patata, empanada de atún y pastel de berenjena (Armilla) pestiños, cuajada de carnaval y bizcocho de zanahoria (Armilla y Granada). La degustación de las comidas se ha compartido en un ambiente relajado y participativo, en compañía de una nutricionista especializada.

Al final de la comida grupal, se han comentado las recetas e ingredientes empleados y la nutricionista ha ofrecido algunas orientaciones sobre cómo se pueden mejorar los valores nutricionales de las comidas propuestas. Las principales indicaciones acerca de la alimentación saludable en las personas mayores se han centrado en: aumentar el consumo de fruta, verdura, legumbres y pescado, disminuir la ingesta de azúcares, carnes rojas y embutidos, elegir productos integrales y lácteos bajos en grasa, asegurar un consumo suficiente de agua.

Además de los contenidos teóricos y prácticos en torno a la alimentación tradicional saludable y el ejercicio físico a través de la danza, este segundo taller ha contribuido a fomentar la interacción y cohesión grupal, empatía y trabajo en equipo, mejorando la comunicación y participación, así como la salud emocional de las personas mayores.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand