martes 18 mayo
ASÍ ES MI ALCALDE - JUN   |   |

"Soy una persona que resuelve en 140 caracteres"

José Antonio Rodríguez Salas (PSOE) es el 'enemigo público' número uno de los tecnófobos · "La gente quiere preguntas y respuestas rápidas y no que los políticos nos dediquemos a elucubrar", asegura

El alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas. Foto: Álex Cámara

El alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas. Foto: Álex Cámara

Al entrar en su despacho uno tiene la sensación de estar en un mundo tan real como virtual. Al contrario que el resto de alcaldes metropolitanos, la informática y la tecnología mandan en el interior de su nuevo habitáculo ubicado en el Ayuntamiento de Jun, donde puede hallarse un iMac, una pantalla gigante para poder grabar videoconferencias o analizar los proyectos o incluso el 'pajarillo' de tuiter en un lugar donde en otros despachos suele estar el cuadro del Rey. Así es el alcalde de Jun, el regidor más 'virtual' del Área Metropolitana.

Pregunta.- ¿Qué es lo más tecnológico que usted tiene en este ayuntamiento, la última novedad?

Respuesta.- La última novedad se refiere a la visita que vamos a tener en los próximos días. Se denomina la 'Twitter Administración'. Me ha llegado estos días la foto de una moto de Policía de Escocia, que es la segunda que tiene el @PoliciaEscocia. Nosotros tenemos la administración más avanzada del mundo, no solamente en eficacia, sino en eliminación de burocracia y de todos los procesos de toda la vida. De esa burocracia chirriante y pesada que en muchos casos lo que han hecho ha sido convertirla en burocracia electrónica que no deja de ser burocracia. Lo que tenemos aquí es la 'Twitter Administración' y acabo de publicar hace una semana un libro que se llama 'Maestros del tuit', donde contamos cómo esta administración del futuro, de la sociedad del minuto, que viene en 140 caracteres en donde la gente quiere preguntas y respuestas rápidas y no quieren que los políticos nos dediquemos a elucubrar sobre un montón de cosas que no tienen nada que ver.

En todo esto hay un proceso. Hubo mucha polémica cuando abrimos el Twitter a todos los empleados públicos y nos criticaron. Nos dijeron que con que el Ayuntamiento de Jun o el alcalde tuvieran Twitter era suficiente. En Estados Unidos se lo han tomado tan en serio que vamos a recibir una visita de los máximos responsables de Twitter del Instituto de Tecnología de Massachusetts, incluso del Gabinete de Obama viene una persona que se han fijado en nuestro municipio porque precisamente rompe todas las barreras. Lo que hemos hecho es al empleado público lo hemos empoderado. La pregunta es, quién valora el trabajo de un empleado público, el del barrendero. Nadie, hasta que hay una huelga de basura. Cuando la hay todo el mundo lo sabe. Ahora mismo, cuando la persona que lleva la máquina barredora responda a alguien que se ha quejado de la limpieza de la calle con una foto el trabajo de ese funcionario y ese empleado público es fundamental. Ese trabajo se está haciendo valer. A ese trabajador, al que nadie lo motivaba o valoraba su trabajo, se motiva y puede 'vender' su trabajo a la opinión pública. Esto hace que las administraciones sean mucho más eficientes. Son los propios trabajadores de la administración los que se preocupan de que esto ocurra. Este tipo de administración no existe en España. Aquí funciona lo de "usted mándeme su queja por escrito, yo la procesaré, y ya veremos cuándo la resuelvo". Esta sociedad del minuto requiere de que los ayuntamientos tengamos las 'orejas' muy grandes y hacer lo que se llama la escucha activa y hagamos una respuesta activa y eficaz hacia ese problema que tienen los ciudadanos. Todo eso se llama Twitter administración. Lo hacemos en todas las redes, pero la que predomina es Twitter porque es la que predomina en la sociedad del minuto.

P.- ¿Y el ciudadano que en Jun no tiene Twitter o red social?

R.- En Jun probablemente haya muchos ciudadanos que no tengan Twitter. Tienen otros medios. Tenemos este ayuntamiento, que estamos inaugurando en estos días. Es un consistorio que refleja esa sociedad del minuto. Hay un sitio de respuesta inmediata que es el sitio de recepción. Te atienden inmediatamente y te resuelven inmediatamente. La cuestión es la siguiente. Aquí no hay colas de gente. Aquí la gente resuelve a través de internet. Cuando vienen aquí quieren algo físico. Quieren ver la cara del alcalde o del concejal cuando les diga algo. Si alguien viene a hacer algo presencial es porque requiere de ese contacto es necesario. Y a mi alguien me tiene que contar cuál es su problema no me lo va a contar en un tuit. Esto es muy importante. Eso es lo que le hemos preparado a la gente, un lugar donde se reciben rápidamente. De aquí se van con el asunto atendido y posiblemente casi resuelto. Es importante para una atención ciudadana.

PERFIL | De funcionario a concejal y alcalde por 'accidente'
En 2005 José Antonio Rodríguez Salas era concejal en el Ayuntamiento de Jun a las 'órdenes' de su padre, entonces alcalde del municipio. Sin embargo, el fallecimiento de su progenitor y a la par, primer edil, le obligó a tomar las riendas del consistorio en el que ahora se mantiene después de casi 10 años. Secretario local del PSOE en Jun, protagonizó el 'pulso' con Susana Díaz para intentar hacerse con la Secretaría General del PSOE de Andalucía, pese a lo que defiende que su sitio está en su pueblo. Casado, sin hijos, y con carrera de Derecho y Ciencias Políticas, asegura que volverá a la Diputación de Granada el día que lo deje, donde tiene su 'puesto' como funcionario de la institución supramunicipal.

En España no sabemos quejarnos. Cuando tenemos un problema nos vamos al bar de en frente. Ponemos verde al alcalde o al Gobierno pero hemos 'fogado'. Pero la farola fundida sigue en el mismo sitio. Si no hemos utilizad los cauces y el alcalde no tiene los cauces necesarios no sirve más que para fogar. Aquí lo hemos resuelto esto con algo en lo que están implicados los ciudadanos y los políticos, que tienen que estar especialmente abiertos. Hay un gran miedo y una gran 'tecnofobia' porque creen que te abres y te machacan. Ésta es la nueva plaza del pueblo y el alcalde tiene que ir donde está la gente. Hay que estar donde la gente esté, no donde tu quieras.

P.- ¿Cuánto tiempo dedica al día a mirar su 'Time Line'?

R.- Todo el día. Pero utilizo tácticas que no son habituales, como listas concretas que organizan el trabajo. No son las que se ven desde fuera. Los públicos son para despistar, no son para observar. Si quiero ver lo que dicen determinados ciudadanos o lo que sea. Tengo unas 190 listas. Veo las que son esenciales. Por ejemplo, la de empleados de Jun. Veo de todo. En un momento determinado haces una visual rápida y te das cuenta de cuál es el problema. Si hubiera un problema como una tubería reventada o línea eléctrica caída lo detectas antes de que te avise nadie. Tenemos un sistema inteligente que lee el ruido que se está produciendo al momento en el municipio. Muchos problemas los detectas en el inicio y los cortas inmediatamente.

P.- ¿Qué día usted se levanta y ve usted en las redes sociales un filón para cambiar Jun?

R.- Esto no se produce de un día para otro. El 28 de diciembre de 1999 declaramos Internet derecho universal de todos los ciudadanos. Parecía una inocentada hasta que 'The New York Times' lo sacó. En España se tomó a cachondeo y en diario americano le dio su importancia. Esto hizo que fuéramos al foro mundial de la iDemocracia y que todo el mundo se fijara lo que estamos haciendo. Eso fue determinante para demostrar que la política iba a cambiar en un futuro. Ya hablábamos nosotros de que íbamos a entrar en crisis y que había que poner medios como este tipo como el contacto directo con la gente eso no ocurriera. Quien lo ha hecho se ha mantenido gobernando como es nuestro caso, con mayoría absoluta. Quien no lo ha hecho ha desparecido de la escena política. Incluso ha pasado a otro partido político y por varios partidos políticos.

Está demostrado y probado que quien practica el Gobierno Abierto tiene garantías de que esto surte. Para esto hemos pasado por el voto electrónico. Fuimos el primer municipio de Europa que lo hicimos, a través de Internet, el 14 de marzo de 2004 y todo eso ha sido una práctica y una apuesta constante por la apuesta constante con la gente. Aquí participa la gente con todas las decisiones. De hecho el cambio de edificio lo hemos hecho porque el pueblo ha envejecido y nos decía que era más dificultoso entrar en el anterior Ayuntamiento.

P.- Hay una parte del pueblo que ha envejecido, ¿los más longevos están al día de todo esto?

R.- Hay ejemplos. Hay una mujer con más de 70 años que está desde 2011 en Twitter. Se dedica a hacer jabones caseros. Entonces, la gente se ha adaptado.

P.- Aquí entonces se eleva al máximo exponente aquello de 'renovarse o morir'.

R.- Tiene que pensar que un ciudadano que sabe que se enfrenta a la burocracia de toda la vida para un asunto como una farola y puede tardar casi meses, porque tiene que ir de un registro a otro y al final se pone. O te saltas toda la burocracia aplicas la administración electrónica avanzada y sabes que eso se puede resolver en el acto. Una persona mayor, que no es tonta, sabe perfectamente que va a resolverlo instantáneamente. Y además le sirve para otras cosas como ver a sus nietos por videoconferencias. Cruzar tuits con ellos. A la gente la hemos enseñado que esto es una ventana al mundo y que te abre también al mundo y te rompe la burocracia. Es esencial. España está falta de políticos que escuchen a la gente y que resuelvan instantáneamente. Eso ocurre cuando se aplican medidas.

P.- Hay quien pueda pensar que esto es posible en Jun porque es este pueblo, ¿pero en una gran ciudad también se puede?

R.- Esto se va a aplicar en San Francisco o Los Ángeles (EEUU). Por qué se va a hacer allí. El sistema que tenemos con el barrendero todo el mundo tiende a pensar que una ciudad son millones de personas y funcionarios. Cualquier ciudad del mundo tiene distritos o sectores que se pueden regular. Un distrito de cualquier ciudad del Mundo puede ser mucho más pequeño que el municipio de Jun. Una ciudad hay que pensar que son pequeños municipios con pequeños barrios. El problema es que hay un desapego entre los trabajadores, su propia administración y con los ciudadanos. La gente tiene que tener un modo de vida y por ello va a trabajar, pero no porque le guste su trabajo la mayoría de las veces. Cuando una persona está ilusionada y motivada con su trabajo como hemos conseguido hacer aquí y una ciudadanía, que está también motivada, con esa forma de gobierno que te escucha, te resuelve y son ellos mismos los alcaldes... Hay que pensar que cuando aquí vamos al pleno llevamos los puntos del orden del día que han decidido los ciudadanos, no los que quiere el alcalde. Si estoy viendo en Twitter que todo el mundo habla del parque Iundenia o hay que cambiar qué es lo que llevo al pleno, lo que quiero o está diciendo la gente. Cuando al pleno van los puntos que quiere la gente estás gobernando sobre lo que quiere la gente. Por eso en el salón de plenos hay dos pantallas gigantes y tres cámaras y una señal de realización como en cualquier televisión del mundo. Se puede ver el pleno desde el mismo terminal del móvil y puedes enviar opiniones que a mi me llegan, a esa pantalla, y los concejales vemos si estamos gobernando bien o mal porque los ciudadanos lo están diciendo. Cuando nos equivocamos nos equivocamos todos y cuando acertamos lo hacemos todos.

El gran fallo que ha existido siempre es dejar en manos de una sola persona, 'iluminada' muchas veces, dejar que decida por todo un pueblo o un país y cuando se equivocan las equivocaciones son bastante graves. Ha habido momentos en los que el alcalde tenía que convencer a la población de que algo había que hacer y ahí es donde se ve el político que tiene madera de líder o no. Por ejemplo una subida del agua potable debes convencer a la gente, la gente va a decir que no. Pero quizás hay que subirla por una acción cualquiera, como tenerla de mejor calidad y la gente quiere que por su grifo caiga de mayor calidad. En ese momento es cuando hay que convencer a la gente con argumentos. Lo fácil sería decir no. Pero muchas veces hay que introducir ese liderazgo especial que tiene que tener un político para convencer a la gente de algo y si no lo vas a convencer tendrás que hacer lo que dice la gente o enfrentarte a la gente.

El alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, atiende en su 'tecnológico' despacho. Foto: Álex Cámara

El alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, atiende en su 'tecnológico' despacho. Foto: Álex Cámara

P.- Esta escalada tecnológica de Jun y el gobierno abierto, ¿dónde tiene su techo?

R.- El techo es la máxima comunicación y en este momento son los ciudadanos los que quieren ser personas conectadas. Hay tecnófobos en todos los sitios del mundo que no quieren saber nada de la tecnología y están en todo ese derecho. También saben que cuando ejercen ese derecho se encontrarán un problema y es que la eficacia que se plantea con este tipo de comunicaciones nunca la van a tener en la fase presencial. Estoy convencido de que cualquier trámite que se haga aquí es mucho más rápido que en cualquiera de los pueblos con trámites presenciales. Pero es el ciudadano el que decide y por tanto los límites no existen. Por ejemplo, el salón de plenos, cuando se le ceden a una asociación esta, por un programa informático, se le concede una hora. Manda un tuit esa asociación y automáticamente se abre la puerta. Si intenta abrirlo antes o después ya no se abre. Estamos facilitando el que una serie de cosas que antes se necesitaba un portero, ahora esa persona está haciendo otras labores que abrir o cerrar puertas. Es tecnología al servicio de los ciudadanos y no ciudadanos al servicio de la tecnología o de la burocracia.

P.- Volviendo a su vida política. Usted reconoce que le gusta el municipalismo y abogaba por los gobiernos locales, ¿por qué entonces quiso aspirar a la Secretaría General del PSOE de Andalucía?

R.- Porque fue un proceso muy rápido donde un día para otro un presidente de la Junta decide irse y decide que hay que hacer un cambio y nadie se presentaba a las primarias más que una persona. Entendí que eso no eran primarias ni era una forma de hacer un cambio de presidente o de dirección. Primero se hicieron las primarias a la presidencia de la Junta de Andalucía y luego a la Secretaría General. Entendí que alguien tenía que dar el paso. Se dijo que iba a ser otra persona que iba a dar el paso, se 'rajó' en Sevilla y entonces decidieron que fuera yo y fui la alternativa a la candidatura de Susana Díaz.

P.- En menudo 'marrón' se hubiera usted metido si llega a salir elegido Secretario General.

R.- Habría sido un problema. Habría que haber estructurado todo. Era incompatible con ser alcalde y había que cambiar un montón de cosas. En estos momentos ya hay otra persona que ya es la que tiene que hacer los cambios.

P.- De hecho, ¿se alegra en parte de no haber podido concurrir a las primarias, pensando en su vida como alcalde?

R.- Yo siempre he dicho que nunca me verá nadie en un sitio en el que me limite a darle a un botoncito donde le dé a alguien que te marque a hacer. Me gusta ejercer la acción de Gobierno y no darle a un botoncito en un escaño. Eso conmigo no va. Andalucía me importaba mucho y mi pueblo también. En la balanza lo sopesé menos de cinco horas, tuve que tomar una decisión y tomé esa decisión de dar el paso. Sabíamos que era casi imposible y lo intentamos. De hecho, yo creo que si hubiera habido primarias y se hubiera votado nunca sabremos lo que habría pasado, pero había un buen 'feeling' con los militantes. Se vio en muchos sitios en los que fuimos un lleno, como en Jaén. Estaba la cosa bastante ajustada en esos momentos.

P.- ¿Cómo asimila ese papel de 'díscolo'?

R.- (Sonrisa). Me llaman verso suelto. Lo asumo encantado. Cuando las notas musicales son todas perfectas y toda la escenografía es perfecta nunca se mejora. En el momento en el que hay un verso suelto en el que hay que cambiar de todo es cuando empezamos a ver que en la vida se pueden seguir dando más pasos hacia adelante. Lo decía Federico García Lorca. La vida es como un estanque y ese estanque parece que está muerto. Basta tirar una piedra al centro para ver que se despiertan las ranas, los pájaros y todo lo que parecía que estaba muerto surge. El PSOE estaba absolutamente adormilado y muerto.

P.- ¿Llegará el día en el que todos los ciudadanos votemos electrónicamente?

R.- Eso tiene que ocurrir sin más remedio. He sido observador de varias elecciones mundiales, entre ellas las americanas. Cuando pusimos en marcha el voto el electrónico en Venezuela, antes, se necesitaban seis o siete 'Boing 747' de carga llenos de papel para las papeletas, de los cuales seis se desechaban tres y aquí en España, incluso hasta cuatro. Hay un montón de papel que se tira que no sirve absolutamente para nada. Lo peor no es eso, sino la cantidad de gente que es necesaria para cubrir cada uno de los puntos de votación que hay en este país. Con las elecciones electrónicas no es nada necesario mas que puntos de votación. Con el sistema que puso en marcha una empresa española que se utiliza en numerosos países. Lo que hicimos en Jun se ha copiado en numerosos países y eso será lo que utilizaremos en su momento. Nadie daba nada por el móvil y ahora lo hacemos absolutamente todo con el móvil.

P.- ¿Sería capaz de augurar fechas o plazos?

R.- España tiene un gran problema y es que los jueces que se dedican a la Junta Electoral Central tienen entre 68 o 70 años y piensan que no es el momento. Todo dependerá si hay un gobierno valiente que diga que esto se tiene que hacer. Me consta que Pedro Sánchez, al cual yo he estado ayudando en la campaña y desde el primer momento, quiere sacarlo como una perspectiva de futuro y moderna de cambio, desde la estructura misma del proceso.

P.- En 140 caracteres, defíname cómo es el alcalde de Jun en los años que lleva como regidor.

R.- Soy una persona que escucha, que resuelve en 140 caracteres.

P.- ¿Cómo es la oposición al alcalde de Jun, en 140 caracteres?

R.- La oposición del alcalde de Jun es dura, contundente y valiente.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
VITHAS LA SALUD
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería