domingo 20 octubre
SEMANA SANTA 2018 | LA CRÓNICA  |   | Luis F. Ruiz | Fotos: Alejandro Romero y Álex Cámara

Un sabor más agrio que dulce

Pese a que Santa Cena, Cautivo y Despojado pudieron hacer sus estaciones de penitencia, la presencia de la lluvia empañó una jornada que debía ser brillante · La Borriquilla y Maravillas, como hace dos años, se quedaron sin salir

Dice el argot popular que nunca llueve al gusto de todos, pero debe ser que quien recurrió a la frase en su día no pensó en los cofrades de Granada, porque ninguno este Domingo de Ramos estaba conforme con el 'chirimiri' o lluvia intensa caída en las primeras horas de la tarde. [VER ESPECIAL SEMANA SANTA 2018]

La primera jornada de la pasión no fue completa al quedarse La Borriquilla y Las Maravillas en sus respectivos templos sin poder salir, mientras que Santa Cena, Cautivo y Despojado se pusieron en la calle aunque mirando de reojo al tiempo que sí les pudo acompañar, pese a que el frío no invitaba a salir de casa.

Los llantos en La Borriquilla no se hicieron esperar después de la suspensión de la estación de penitencia. Foto: Álex Cámara

San Andrés tendrá que esperar

En la calle Elvira no cabía un alma para presenciar la salida de La Borriquilla. La parroquia de San Andrés volvía a la Semana Santa de Granada y debía hacerlo por la puerta grande. Sin embargo, justo cuando quedaban 10 minutos para que todo comenzase la lluvia quiso su cuota de protagonismo, y la consiguió.

La hermandad se reunió en varias ocasiones para posponer la salida. Primero de las 16.00 a las 16.15; después para tomar otra decisión a las 16.30 y por último para decidir que saldría a las 17.00 horas acortando el recorrido y girando directamente en su salida hacia la derecha.

Sin embargo, cuando las puertas de San Andrés se abrieron de par en par tras la tradicional llamada con la llave que abre la Semana Santa el aguacero se empecinó en torcerlo todo, por lo que la hermandad tuvo que decidir en el propio dintel qué hacer y tomó la determinación de suspender su estación de penitencia.

Elvira y su barrio tendrán que esperar para el reencuentro con el Señor de la Entrada en Jerusalén y la Virgen de la Paz, a los que esperaban centenares de fieles que pudieron conformarse con ver los pasos de cerca en el interior del reformado templo.

En San Pedro y San Pablo la decepción fue notable. Foto: Álex Cámara

Decisión firme en Las Maravillas

Algo menos dubitativa fue la decisión en San Pedro y San Pablo, donde la corporación de Las Maravillas debía ponerse en la calle a las 18.00 horas, pero la lluvia que caía minutos antes aceleró un proceso que, de haber esperado unos minutos, podía haber facilitado las cosas.

La hermandad del bajo albaicín comunicó minutos antes de su hora fijada que no se pondría en la calle, pese a que el resto de hermandades optaron por variar o modificar el horario y sus recorridos. Decisiones difíciles en una cofradía que dedicó los minutos posteriores al rezo del vía crucis en el interior del templo y a ofrecer a sus titulares durante dos horas para los granadinos.

La multitud se agolpó a las puertas de Santo Domingo para la salida de la Santa Cena. Foto: Alejandro Romero

El idilio en el Realejo

En el Realejo volvió a repetirse ese idilio de cada Domingo de Ramos. Santo Domingo se quedó pequeño para asistir a la salida de la Santa Cena, que una hora más tarde de lo programado puso sus pasos en la calle.

Acompañados por los incensarios de Loja, el paso de misterio fue el primero en ponerse en las calles de Granada para ir ganando calle Jesús y María y dar de bruces a los agoreros con las predicciones.

Pero no hay primera jornada sin que la novia del Realejo vuelva a reencontrarse con su barrio, sus calles y sus rincones, donde cada cofrade fue buscando el suyo en busca de ese momento íntimo e irrepetible.

El 'río blanco' de nazarenos del Despojado llegó la calle San Antón a su paso. Foto: Alejandro Romero

Se acabó el misterio 'solitario'

Sólo quince minutos tuvieron que esperar en El Despojado para conocer la decisión de la Junta de Gobierno de una hermandad que decidió ponerse en la calle a las 19.15 horas.

El 'río blanco' de nazarenos fue ganando calle Alhamar y terreno por el barrio Fígares, en donde el ambiente era sobre todo de cuenta atrás pues este ha sido el último en el que el imponente misterio de la cofradía saldrá en solitario.

Irreversiblemente la Hermandad del Despojado se dirige hacia uno de los estrenos más esperados en 2019, el del palio del Dulce Nombre, que completará la presencia de una cofradía en la que el saber estar y la seriedad volvieron a ser la nota predominante,

Muchas hermandades vivieron pendientes del cielo en la noche del Domingo de Ramos, como la Encarnación, que pudo salir finalmente. Foto: Alejandro Romero

La Encarnación brilla con luz propia

La segunda hermandad que debía ponerse en las calles de Granada el Domingo de Ramos fue la de Cautivo y Encarnación, que sin embargo también se vio condicionada por las inclemencias meteorológicas y tuvo que retrasar su salida en más de hora y media.

Las previsiones permitieron a la hermandad iniciar su trayecto, aunque sin poder visitar el Monasterio de la Encarnación, en el día de su onomástica, cuyo palio sin embargo sí pudo lucir por las calles de Granada. La espina se la pudieron quitar los hermanos un poquito después.

De regreso la hermandad también aprovechó que era la última del día por Carrera Oficial y varió ligeramente su recorrido para poder acercarse a algunos rincones de su barrio que esperaba a Cautivo y Encarnación con deseo, para vivir otra jornada para enmarcar en la hermandad.

· Más noticias sobre cofradías

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería