miércoles 14 abril
Opinión  |   |

Información sobre bonos sociales en Alfacar

La crisis económica que estalló hace ahora diez años ha significado el empobrecimiento de la mayoría de la población. Ya sea esta crisis real o una estafa, el caso es que la pérdida del puesto de trabajo, su precarizacion o la supresión de derechos económicos y laborales, ha traído consigo la dificultad creciente de “llegar a fin de mes“. Pensionistas, clase trabajadora, la menguada clase media han visto como sus perspectivas de vida digna se iban esfumando. Trabajar ya no garantiza escapar de la pobreza.

Las movilizaciones populares, las marchas por la dignidad y el surgimiento de partidos políticos como Podemos han dejado sobre la mesa conceptos poco frecuentes en el debate social como “salario social” o “pobreza energética”. Se ha evidenciado la injusticia que significa que mientras que las compañías que suministran servicios básicos a la población aumentan sus beneficios haya cada vez más gente incapaz de pagarlos. El fallecimiento de Rosa, una anciana de Reus, en el incendió de su casa provocada por una vela que urtilizaba por no poder pagar el recibo eléctrico, supuso un aldabonazo en la conciencia colectiva.

En este contexto y para tratar de paliar el desprestigio social en el que han caído, muchas de estas empresas han propuesto ayudas o bonos sociales para los colectivos más vulnerables. La gestión directa de los servicios que atienden a necesidades básicas de la ciudadanía permitiría a las instituciones hacer política social sin tener que estar a expensas de la caridad privada. Pero mientras que no consigamos ese objetivo no podemos desaprovechar el alivio que para muchas familias puedan suponer esas ayudas.

Aunque tenemos que ser conscientes de que los bonos sociales han supuesto en la práctica, en el mejor de los casos, campañas de autobombo para las compañías. Algunas de estas han invertido más dinero en esa autopromocion publicitaria que en las ayudas en sí mismas. Así aunque tengamos la luz más cara de Europa, las compañías eléctricas aparecen investidas de una preocupación social. La misma falacia se comete con la supuesta vocación ecológica de estas empresas, pero este es otro cantar.

Las bonificaciones de Aguasvira, la marca blanca de la multinacional francesa Suez y que suministra el agua a 22 municipios del área metropolitana, han venido precedidas de una subida en el recibo. Cómo representante de Alfacar en el Consorcio me opuse a tal medida y pedí que las bonificaciones salieran de los abultados beneficios de la compañía. La mayoría socialista en dicho organismo tumbó esa propuesta. Se ha producido la subida y ya están aquí las bonificaciones que son inferiores al beneficio producido por dicha subida. Pero la desinformación que existe sobre cómo acceder a las ayudas puede producir el efecto paradójico de que no se aprovechen y que Aguasvira no solo mejore su imagen sino también su cuenta de beneficios.

Hay bonificaciones sociales para el teléfono, el agua, la corriente eléctrica y en el caso de algunas poblaciones incluso para pagar el IBI. Sin embargo la gestión concreta de esas ayudas no es tan fácil como pinta la publicidad corporativa. En el caso del bonos social eléctrico de Endesa son necesarios en algunos casos hasta nueve documentos para solicitarlo. La aparente facilidad de la tramitación electrónica se ve entorpecida por el desconocimiento de las nuevas tecnologías de la comunicación o por la llamada brecha digital. Los servicios sociales hacen lo que pueden con sus escasos medios.

En Somos Alfacar pensamos que nuestra tarea como grupo municipal no termina con el control al equipo de gobierno o las propuestas que elaboramos. Tenemos que poner nuestra modesta capacidad organizativa y económica al servicio de nuestros vecinos. En primer lugar informando de la existencia de estas ayudas. Airear la “generosidad” de la empresas aún a su pesar. En segunda lugar ayudando a cumplimentar las solicitudes. Por eso vamos a abrir nuestra oficina un par de días en semana para asesorar a quien lo necesite. También emprendemos una campaña informativa sobre bonos sociales para impedir que nadie que tenga derecho a ellos no los disfrute por desconocimiento. Esto entra dentro de nuestra promesa electoral de mejorar la vida de la gente. Aprovecho la oportunidad que me brinda Ahora Granada para invitar a cualquier lector a que visite nuestra página web en la que podrá encontrar toda la información necesaria (www.somosalfacar.info).

Jose Luis Torres
Concejal de Somos Alfacar

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería