sábado 5 diciembre
UEFA EUROPA LEAGUE  |   | Nacho Santana

Estreno de quilates en Europa

El Granada CF vence al PSV en su primer partido de Europa League por 1-2 · Los rojiblancos supieron imponerse para remontar gracias a una obra de arte de Machís

Machis celebra el tanto de la victoria ante el PSV. Foto: Pepe Villoslada (Granada CF)

Europa, este es el Granada CF. Los rojiblancos consiguieron sumar tres puntos en su estreno en la UEFA Europa League en un partido que sirvió como la carta de presentación perfecta: exhibieron su fútbol colectivo, su talento individual y su coraje para dar un golpe sobre la mesa ante el PSV Eindhoven. Un resultado, el mejor posible, que queda para la historia del club.

Presentó sus credenciales el equipo con una buena primera parte, pero la fortuna no quiso sonreírle. Los granadinistas buscaron el gol desde el pitido inicial y a punto estuvieron de conseguirlo con menos de un minuto de juego, pero el remate de Machís desde dentro del área se topó con la defensa holandesa.

Tras la acción inicial, los de Diego Martínez se vieron forzados a caer en un partido estancado. El PSV buscó cortar los ataques visitantes con faltas ante la permisividad del colegiado, mientras que los nazaríes optaron por la presión en campo contrario para obstaculizar la creación de juego rival. 

Plantó cara durante toda la primera mitad el Granada CF a uno de los equipos históricos de Europa. Sin embargo, la suerte le dio la espalda a la media hora de partido en forma de lesión. Tuvo que abandonar el campo un Gonalons que había cometido un par de fallos en la entrega que dejaron a su equipo en posición peligrosa. Al galo lo sustituyó Ángel Montoro.

Avisó el PSV de que había que tener en cuenta sus galones europeos. Götze, principal dolor de cabeza para la zaga nazarí, puso un peligroso centro que no logró conectar con Malen por muy poco. Los holandeses comenzaban a soltarse y a dominar la faceta ofensiva ante los rojiblancos, rezagados pero bien plantados atrás.

La réplica la dio Montoro tras una buena jugada por banda de Puertas y Foulquier. El carrilero galo acabó sacando un centro raso al corazón del área, donde esperaba el esférico el mediocentro. El remate lo repelió Mvogo, rápido de reflejos. 

Sin embargo, la mejor ocasión del Granada CF llegaría en el minuto 44. Darwin Machís provocó una falta lateral ante la que se plantaron Milla y Montoro. Amagó el primero y la puso el segundo directa al pie de Yangel Herrera, que entró al palo largo. Llegó a entrar el remate del venezolano, pero fue anulado correctamente por fuera de juego.

Sería la segunda, pero no la última vez que la fortuna se alinearía con el PSV en lugar de los granadinistas en la primera parte. Ya corría el tiempo de descuento cuando Dumfries ganó un balón en largo a Darwin Machís. El cabezazo del lateral lo recogió Götze, que fulminó a Rui Silva para adelantar a los holandeses justo al borde del descanso.

Un paso adelante

Retiró Schmidt a Götze en el descanso y el Granada CF mantuvo a sus hombres para buscar una reacción en la segunda parte. Los rojiblancos, de negro en esta ocasión, ganaron metros y presencia en campo rival, un paso adelante que daría frutos inmejorables. 

Con la mejoría en la calidad de las llegadas se paseó el tanto del empate ante los ojos de Jorge Molina. El veterano delantero se encontró el esférico dentro del área rival y cargó la pierna para fusilar a Mvogo. Sin embargo, no fue capaz de conectar bien con el balón y lo golpeó con la rodilla, perdiendo la ocasión de igualar el marcador. Nuevamente la suerte abandonaba a los de Diego Martínez.

Tampoco sonrió la fortuna a los andaluces cuando Felix Zwayer decidió no mantener su criterio con respecto a las amonestaciones para perdonar la expulsión a Mauro Júnior por un manotazo. El jugador del PSV ya había visto una cartulina amarilla por la misma razón en la primera parte, pero la segunda no llegó en una acción idéntica.

Tras tantos infortunios y tras tanto tocar a la puerta, el Granada CF se cansó y la derribó para marcar su primer gol en la Europa League. Sacó Montoro una falta en corto para Milla, que bombeó el balón a la derecha para Puertas. El ‘10’ no la dejó ni botar y puso un centro al segundo palo para Jorge Molina, que remató en línea de gol. Tocó el esférico el larguero, pero acabó entrando antes de dar en Mvogo.

La firma de Machís

El gol espoleó a los visitantes y les dio alas. Se asentaron las camisetas negras en territorio holandés, el Philips Stadion se tornó por minutos en Los Cármenes y los de Diego Martínez hicieron suyo el terreno y el juego en general. Con el dominio, las ocasiones llegaron incluso por parte de los jugadores de corte defensivo como Foulquier, que probó a Mvogo pasada la hora de partido.

Fructificó la superioridad en forma de un segundo tanto, el de la remontada del Granda CF. Cogió el balón Machís en zona defensiva y no se necesitaron más nombres en toda la jugada. El venezolano tumbó a dos rivales, dejó sentado a otro más en su carrera enseñándole el balón para luego escondérselo, un juego cruel al que pocos juegan mejor que el extremo.

Ya llegando al área, Carlos Neva llegó a ofrecer un desdoble que el venezolano no requirió. Tapado por un defensor, Darwin Machís se orientó hacia dentro y sacó un misil dirigido a la escuadra. Mvogo miró, pero no pudo ni volar, oficializando la obra de arte del ‘11’, un gol que supone una carta de presentación inmejorable en la competición.

Tiró de orgullo el PSV, invicto en su Liga y uno de los grandes de Holanda. Los de Schmidt, remontados y dolidos por ello, encontraron en los pies de Malen una nueva oportunidad, pero su disparo desde dentro del área lo atajó Rui Silva con solvencia. Tras la parada, un nuevo manotazo que no vio amonestación, esta vez de Ihattaren.

Rondó el tercer gol el Granada CF. Primero se comió en velocidad Luis Suárez, recién entrado al campo, a Boscagli, pero no vio puerta. Después, Machís volvió a intentar un disparo lejano que se topó con la zaga rival. Con el marcador de cara, los nazaríes empezaron a gustarse y a ofrecer un fútbol más elaborado y de control.

Movió el banquillo Diego Martínez, dio aire fresco al equipo y reservó a otros jugadores a sabiendas de que la Liga no da respiro. Soro y Yan Eteki, de perfil más secundario en una plantilla con más de once titulares, sumaron unos minutos muy valiosos para todo aquel futbolista que busca entrar en la dinámica de un grupo que ya va lanzado.

Mejoró en los minutos finales el PSV, producto de su propio orgullo pero también de un paso atrás de los visitantes. Los locales disfrutaron de más balón, pero no fueron capaces de encontrar portería ante un rival que supo cerrarse atrás, especialista en cerrar los partidos y dejar correr el crono. Así lo hicieron hasta el 95, sellando su primera victoria en la competición.

Con el pitido final, el Granada CF no solo sumó una victoria ante un rival histórico, ni tres puntos en un grupo en el que cada uno vale oro. Los rojiblancos también dieron un golpe sobre la mesa, el mismo que dieron la temporada pasada en Liga y que buscan este curso. Una carta de presentación perfecta para un equipo que ha demostrado que, sobre el césped, el grande es el que más se esfuerza y no el que más nombre tiene.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería