lunes 17 junio
Cofradías  |   |

"Lo que hacemos es por nuestra fe, pero ayudamos a que venga turismo a Granada"

El presidente de la Federación de Cofradías, Antonio Martín, en la recta final de su mandato: "Ahora Cuaresma, luego Semana Santa y después Dios dirá"

El presidente de la Federación de Cofradías, Antonio Martín. Foto: Álex Cámara

El presidente de la Federación de Cofradías, Antonio Martín. Foto: Álex Cámara

Solo quedan unos meses para que se cumpla su mandato al frente de la Federación de Hermandades y Cofradías de Granada. Antonio Martín hace balance de estos cuatro años al frente del organismo cofrade, aunque pocas pistas da sobre su futuro.

Pregunta.- ¿Es su última Semana Santa como presidente de la Federación de Cofradías?

Respuesta.- Actualmente estamos en Cuaresma y en más de alguna ocasión he dicho que vamos a disfrutar de ella, a pasar una buena Semana Santa y después de esta habrá tiempo de hacer la convocatoria previa de elecciones puesto que serían a final del mes de junio, queda mucho tiempo.

P.- ¿Pero tiene ganas de seguir?

R.- Queda mucho tiempo. Vamos a disfrutar de la Cuaresma y vamos a pasar una buena Semana Santa.

P.- No quiere hablar del tema

R.- No es que no quiera, es que vamos primero con la Cuaresma y luego con la Semana Santa y que todo salga bien y como está previsto y después Dios dirá.

P.- Si tuviera que destacar esta Semana Santa por algo, ¿por qué sería?

R.- Precisamente creo que es porque está la Carrera Oficial terminada como yo había pensado en un principio y que por diversas circunstancias no se había podido terminar hasta ahora.

P.- ¿Desde cuándo tenía esta idea de Carrera Oficial?

R.- Desde siempre, desde que se inició el tema de Ganivet. Era un sitio perfecto para acabar por la calle Alhóndiga, más amplia que Mesones, permite poner algunas tribunas aunque sean pequeñas y es un espacio mucho más abierto. Pero también la ciudad recupera un espacio abierto, que siempre hay granadinos o visitantes que nos decía que no había un espacio abierto donde poder ver las hermandades y ese espacio se recupera ahora con ese entorno de Puerta Real. Antes era nada más que cruzar y después ahora tenemos el enclave que es entrada con Recogidas.

P.- ¿Cuántos quebraderos de cabeza ha supuesto llevar a cabo este cambio?

R.- Todo lo que sea innovar, lógicamente hay que sacarlo para adelante. Con la buena voluntad ha salido.

P.- Este cambio ha provocado las quejas de los comercios de Mesones, ¿ha generado molestias en los de Alhóndiga?

R.- Con relación a los comerciantes de la calle Mesones teníamos poca colaboración. Si poníamos sillas les estorbábamos, si las hermandades pasan antes de que cerraran los comercios les molestaba, eso no ocurrirá en la calle Alhóndiga, que permitirá poner sillas más espaciadas en el centro de la calle, para que en la teoría pueda la gente circular por detrás. Estamos en Granada y los comerciantes ya sabemos lo que suele ocurrir.

P.- De hecho ha tenido algún que otro quebradero con los comerciantes de la plaza de las Pasiegas.

R.- Lo que ocurre es que los comerciantes venían protestando desde el inicio. Yo me encontré todas las sillas a nivel suelo, eso con la nueva disposición de la rampa se perdía visión, pero había que levantar gradas. Hemos levantado gradas y alguna polémica. Pero bueno, son 14 días lo que se molesta, vamos a procurar desmontar inmediatamente, el Domingo de Resurrección por la tarde o el Lunes de Pascua. A esos comercios les redirigimos la gente para que pase por sus puertas.

P.- Como ideólogo de este tramo de la Semana Santa, ¿con qué sitio se quedaría definitivamente?

R.- Mi familia tiene un palco en la calle Ganivet. A mi de siempre me ha gustado la plaza del Carmen y ahora la calle Ganivet. Ahora es porque mucho más espacioso, se ven las hermandades venir de lejos, le da mucho empaque la calle a la Semana Santa.

Cuatro años de mandato

P.- ¿Cuál es el balance que hace de su mandato?

R.- No seré yo al que le corresponde hacer el balance, sino a los hermanos mayores. Lo que sí puedo decir que en mi mandato se han hecho muchos cambios. Aun queda otro, que es llevar todos estos libros a la calle Ángel y quien continúe en el cargo que decida lo que se hace en la calle Ángel. Yo pensaba abrirla un día a la semana para consultar los 'Gólgota', con las revistas, las de otras ciudades y un centro de estudio para aquél que quiera consultar algo de la Semana Santa.

P.- Declaración de Interés Turístico Internacional, cambio de recorrido, crecimiento en las hermandades... ¿Con qué se queda de todo lo acontecido durante su mandato?

R.- Creo que con la mayor participación y colaboración no solo de las hermandades, sino de las instituciones. Hemos recuperado en cierta medida que la Diputación de Granada contribuya con su subvención a las hermandades, a que la revista 'Gólgota' que a partir de unos años no cueste dinero ni a la Federación ni a las Hermandades. Quiere decir que poco a poco las instituciones van colaborando.

P.- ¿Cuál ha sido el momento más agrio desde que fue nombrado presidente de la Federación?

R.- No ha sido ninguno, quizás los primeros momentos en los que Don Javier decidió nombrarme presidente. No se entendió bien por algunos hermanos mayores. Lo que digo es que mi trabajo está ahí y es lo que deben valorar.

P.- Si tuviera que evaluar la relación con todos los hermanos mayores del uno al diez, ¿cuál sería?

R.- Para mi un diez con todos. El que no tenga relación conmigo que lo valore él.

P.- Y si no renueva en junio, ¿qué le queda por hacer?

R.- Entregar las cuentas y tratar de volver a repartir dinero como desde mi mandato se está haciendo a las hermandades, eso no se hacía antes. En lo que a proyectos se refiere está todo.

Antonio Martín responde a las preguntas en su despacho. Foto: Álex Cámara

Antonio Martín responde a las preguntas en su despacho. Foto: Álex Cámara

P.- ¿Es el economato social la parte solidaria que le faltaba a la Semana Santa?

R.- Una vez estén firmadas las escrituras pondré mi empeño en que empiece a funcionar. Lo que se tarde el papeleo, porque las obras de acondicionamiento del local ya han empezado. Solo es pintar. Inmediatamente después de que pase la Semana Santa se pondrá en marcha el tema de los voluntarios, porque desgraciadamente falleció quien se iba a encargar de eso, 'Chencho', y Cáritas nombrará a otro colaborador.

P.- Para el que no esté muy metido en el mundo de las hermandades, ¿qué es el economato?

R.- Consiste en la subvención de la compra de las familias que deriven las hermandades a un 75 por ciento de la compra total. Por tanto, esos integrantes solo pagarán el 25 por ciento de la compra. Se trabajará a precio de costo, con marcas blancas sin ningún beneficio industrial. Es interesante para la propia familia.

P.- ¿Qué familias pueden acceder?

R.- Aquellas que deriven las hermandades. Todo queda en manos de ellas.

P.- ¿Es quizás un punto importante para dar salida a esas ayudas que venían prestando las propias cofradías?

R.- Creo que es una labor muy importante que por primera vez en Granada se hace de manera conjunta de todas las hermandades de penitencia y algunas de gloria. La unión hace la fuerza y no es lo mismo a que lo haga una, a que sea de una manera colectiva.

P.- ¿Ese economato es el punto y final de la causa solidaria de las hermandades o hay mucho más por recorrer?

R.- Es uno de los caminos, puesto que las propias hermandades podrán seguir haciendo su propia caridad, lo que ocurre es que hay familias que si van a Cáritas quizás les den una bolsa con garbanzos y leche, aunque quizás lo que necesite es arroz o papillas para los niños, por ejemplo.

P.- Si usted tuviera que convencer a alguien para que viniera a la Semana Santa, ¿cómo lo haría?

R.- Le diría que viniera porque nuestras hermandades discurren por las magníficas calles, callejuelas de ese Realejo o Albaicín o subida al Sacromonte, ese casco histórico que también tenemos muy importante, esa entrada en la Catedral, no todas las provincias entran como nosotros; de ese acto magnífico que sin llamarnos nadie todos los granadinos y visitantes se convoca los viernes a las 15.00 horas al Campo del Príncipe. A esos momentos, a presenciar esa bajada de la Alhambra o regreso, o ese Cristo del Silencio con la luz apagada por Plaza Nueva. Con todos esos motivos.

P.- De la forma más objetiva posible, ¿es única en el mundo la Semana Santa de Granada?

R.- Creo que no hay otra, nada más que por ver un paso en la carrera del Darro, con la Alhambra detrás, y si está iluminada mucho mejor, no hay otro sitio donde se pueda hacer. Hay que estar en Granada para ver esa procesión, en ese momento y en ese lugar. La plaza de las Pasiegas, si alguien lo quiere ver tiene que venir a Granada o poner un vídeo.

P.- Cuando se va al Darro con la Alhambra, ¿se va al Lunes Santo por la tarde o a otro día?

R.- (risas) Indudablemente también es el Lunes Santo. Más que por la tarde, a mi me gusta más el regreso.

El futuro

P.- Volviendo al principio, ¿qué será de Antonio Martín si no repite?

R.- Lógicamente son muchos años al frente de responsabilidades, he estado 12 años en la cofradía en Los Dolores, ocho como vicepresidente y cuatro como presidente de la Federación. Son 24 años. Creo que está bien que dejemos correr el tiempo y que otro ocupe estas responsabilidades.

P.- ¿Recuperará el capillo?

R.- Hace tiempo que no me lo pongo, pero salvo un año que hice el servicio militar, ininterrumpidamente desde que tenía 7 u 8 años estoy saliendo en la Cofradía de Los Dolores. Unas veces con capillo, otras sin él y otras de paisano.

P.- ¿Cuál es la demanda que más ha tenido de las hermandades este tiempo?

R.- No sabría decirle, pero quizás lo que poco a poco estamos consiguiendo. Un mayor apoyo institucional, de la Federación de Hostelería de Granada y de las instituciones, del tejido social granadino que tarda un poco en saber que tiene que apoyar la Semana Santa, que todo no puede estar a cargo de todos los cofrades, si nos echan una mano mejor.

P.- En este sentido, ¿echa en falta aún a los hosteleros?

R.- Poco a poco van colaborando. Ya hemos conseguido algunos anuncios de hoteleros y colaboraciones para la Magna Mariana y ahora lo hemos conseguido para el Gólgota. Que vuelvan a colaborar por segunda vez es un hito importante. Poco a poco iremos consiguiendo las metas.

P.- Con todo el respeto y el cariño, ¿se les va 'metiendo en verea'?

R.- Creo que están comprendiendo la labor que hacemos los cofrades calladamente, aunque lo hacemos por nuestras creencias y nuestra fe, también ayudamos a que venga turismo a Granada. Ayudamos a que haya bares y restaurantes llenos, poco a poco se van concienciando. Solo hay que ver que un día que llueva cómo se queda Granada, desierta.

P.- ¿Hasta qué punto está vinculado el color político de quien gobierna a apoyar a las hermandades?

R.- Hay un acuerdo de subvención anual con el Ayuntamiento que ya se viene repitiendo bastantes años y gobierne quien gobierne ese acuerdo está ahí, no creo que nadie se atreva a quitarlo o menguarlo. Pasa igual con el 'Plan Parihuela', gobierne quien gobierne si da resultado no hay que cambiarlo o sustituirlo, sino mejorarlo, pero nunca quitarle. En el caso de Diputación creo que es igual, antes no había subvención ninguna y desde que entré de presidente se recuperó la subvención.

P.- ¿Teme que esa subvención dependa del color político?

R.- No, creo que no, puesto que también se hace un acuerdo de colaboración mutua. Una cosa que se va estableciendo no hay que cambiarla.

P.- No ha encontrado el secreto, entonces, en estos cuatro años de pactar con quien haga falta el tema de la lluvia

R.- (risas) Todavía no he llegado a eso

P.- ¿Y si pudiera gestionarlo con alguien?

R.- San Pedro está un poco arriba y no hay antenas suficientes para conectar.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=4168