viernes 12 agosto
Provincia  |   | Redacción AG

El 'desahogo' de un matrimonio de Cogollos Vega

Stop Desahucios Granada obliga a Caja Rural a reestructurar a la baja la deuda de la joven pareja

Raquel García a la derecha, con una de sus hijas en brazos. Foto: aG

Raquel García a la derecha, con una de sus hijas en brazos. Foto: aG

Después de muchos meses de angustia, Raquel García Guzmán y Luis Maya pueden respirar tranquilos, ya que han conseguido la reestructuración de su deuda hipotecaria con la ayuda de Stop Desahucios Granada 15- M. Además han evitado la ejecución de embargo sobre su vivienda en Cogollos Vega.

"El mismo día que Raquel iba a firmar en notaría una reestructuración de su deuda hipotecaria de 88.000 euros con la Caja Rural, aparecía por sorpresa un embargo alentado desde la Seguridad Social que impedía firmar los acuerdos con la citada caja y amenazaba con quedarse con la propiedad de Raquel. Según la ley, un embargo proveniente de la Tesorería General de la Seguridad Social tiene prioridad sobre los embargos de los bancos o sus reestructuraciones, con lo que la firma de la renovación y la propia vivienda estaban en peligro", han aclarado desde el movimiento, al tiempo que han insistido en que la acción de Stop Desahucios Granada "ha podido disuadir a la Tesorería de la idea de aplicar el desahucio, frenando en seco su opción de embargo".

A partir de ahora la joven pareja y sus tres hijas podrán organizar su vida con más desahogo, ya que han llegado a un acuerdo con la Tesorería de la Seguridad Social que permite ir liquidando poco a poco esa deuda. Para ello, Raquel pagará mensualmente 45 euros hasta saldar su débito con las arcas públicas. Al mismo tiempo, acogiéndose al Real Decreto 1/2013, acaban de firmar una carencia hipotecaria por cinco años -a euribor más 0´25 de interés-, período durante el que pagaran 58 euros mensuales. Pasado ese tiempo volverán a la cuota establecida, que ronda los 300 euros al mes.

Según la afectada, “cuando llegamos a Stop Desahucios estábamos desesperados porque no veíamos una salida a nuestro drama económico y familiar, hoy gracias a Stop Desahucios Granada y especialmente a la Asamblea de Alfacar a la que pertenecemos, hemos recuperado la esperanza y la fuerza para seguir luchando por salir adelante. Ahora nos toca a nosotros luchar y ayudar a nuestros compañeros y sacarlos del drama que están viviendo. Porque sí se puede”.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand