domingo 11 abril
Opinión  |   |

Del greenwashing político en Granada

Hace ya un tiempo que tenemos claro que Paco Cuenca no tiene ninguna intención de hacer los cambios significativos, estructurales, que Granada necesita para no quedarse atrás o hundirse con la losa que nos dejó como herencia el PP. Su mandato, facilitado por la corrupción pasada, presente, y parece que futura, del PP, está dando lugar a la campaña electoral más larga jamas contada.

El Ayuntamiento de Granada cerró el domingo la calle Recogidas como medida para mejorar la calidad del aire de la ciudad, forma parte de una experiencia piloto cuyo objetivo es cortar al tráfico en algunas zonas de la ciudad, de manera itinerante, un domingo al mes. Nos parece que esto, desde un punto de vista de la calidad del aire, es una tomadura de pelo, cuando Granada y su área metropolitana es uno de los tres núcleos urbanos más contaminados del país, a la altura de Madrid o Barcelona pero con una décima parte de población, y de actividad económica ni hablamos.

Según los expertos, el Greenwashing es el “uso por parte de un organismo de una ampliación selectiva de la información medioambiental positiva, que produce una imagen distorsionada y tendenciosa a favor de los aspectos “verdes”, interpretados como positivos por los consumidores”. Y esto es lo que hace Paco Cuenca y su concejal delegado de Medio Ambiente Fernández Madrid: banalizar el enorme reto que supone el cambio climático, y las repercusiones de los elevados niveles de contaminación en la salud y en la vida de las gentes de esta ciudad, además de generar un efecto de anestesia en la población con medidas parche que no tienen nada que ver con la realidad.

Porque esto es lo que se ha venido practicando desde el PSOE en el Ayuntamiento, cláusulas medio ambientales en la contratación administrativa tan inútiles como para penalizar, en el contrato de alumbrado público, a la única empresa que garantizaba el 100% de la energía renovable y además la oferta más barata. Otras cláusulas medioambientales en el pliego del contrato de reposición y renovación de luminarias urbanas daban luz verde a luminarias que si bien eran más eficientes energéticamente aumentaban la contaminación lumínica (contaminación que incrementa la contaminación del aire, y que está relacionada con una mayor prevalencia de cáncer de mama y de colon según los últimos estudios)… por poner dos ejemplos de otros muchos .

Habla el alcalde el Plan de Calidad del Aire aprobado en el mes de septiembre, del que nunca más se supo, (no se ha vuelto a convocar una Comisión de Calidad Medioambiental) que dejaba fuera medidas verdaderamente efectivas, o las reflejaba de manera tan genérica que sólo servirán para hacer campañas de sensibilización que culpabilicen a la ciudadanía de lo contaminantes que somos pero sin aportar ninguna solución o medida práctica.

Habla de contenedores con microchip que sirven para avisar a la empresa de cuando los contenedores están llenos, pero que en nada influye en una mejor gestión de los residuos, que podría ser fuente de empleo y recursos para la ciudad, pero en cambio la única medida practica ha sido subir la tasa de gestión.

Habla de vehículos eléctricos en la flota municipal cuando la flota de autobuses del Sacromonte, Realejo y Albaycin recién renovada es de gasoil, la opción más contaminante posible, o de un “pulmón verde” en el PTS diseñado de tal forma que los árboles que sobrevivan darán un poquito de sombra en no menos de 30 años.

El Pacto de los Alcaldes, el Plan de Calidad del Aire, el Mapa de ruidos, … o cualquier otro documento se quedan en papel mojado cuando de la mano no llevan una partida presupuestaria, porque para la mayoría de las medidas que hay que adoptar es necesario invertir primero (no gastar, invertir). Y no puede haber ninguna partida presupuestaria porque el sr Cuenca y su delegado de economía Oliver han decidido tirar hasta 2019 con el presupuesto del multi-imputado Torres Hurtado, entre imputados anda el juego. De ahí el frenesí comunicativo del alcalde, foto va foto viene, acto va acto viene, vendiendo humo por doquier, porque no va a hacer otra cosa, porque renunció a ello antes de llegar a la alcaldía.

Y por más que se cansen en decir que están solos y que los grupos de la oposición no hacemos nada por arrimar el hombro, la realidad es que Vamos, Granada ha planteado iniciativas para: un Plan Municipal de Energía, un Plan de gestión de Residuos, Plan de Arbolado Urbano, iniciativas para reducir la contaminación lumínica y desarrollar el turismo astrológico, la renaturalización del río Genil, mejora de movilidad urbana y metropolitana, y financiación estatal del transporte público, medidas específicas para la mejora de la calidad del aire, etc.,. Pero cuando no hay voluntad da igual lo que se proponga.

Cuenca huye hacia adelante convencido de que puede burlar la inteligencia de la ciudadanía, que con el juego de espejos parecerá que está gestionando la ciudad, pero nada más lejos, el rey está desnudo y todo el mundo lo ve. Granada se merece más, los granadinos nos merecemos algo mejor.

Manuel Merino
Miembro de la Mesa de coordinación Vamos, Granada

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería