domingo 20 octubre
VILLARREAL - GRANADA CF | LA CRÓNICA  |   |

Honra intacta en la locura

El Granada CF saca un valioso punto de su visita a Villarreal después de ir por debajo en el marcador hasta cuatro veces · Soldado, Puertas, Vico y Machis, primeros goleadores

Los jugadores del Granada CF celebran el primero de los cuatro goles. Foto: La Liga Santander

El Granada CF ha conseguido este sábado su primer punto en el retorno a Primera División después de empatar a cuatro goles ante el Villarreal, en un partido en el que siempre fue a remolque pero en el que quedó intacta la honra y la dignidad a pesar de los problemas en defensa.

Sorprendió el entrenador del Granada CF con una alineación en la que Antonio Puertas fue la principal novedad de un once en el que además el 4-2-3-1 fue el planteamiento inicial, con Fede Vico de enganche a Antonio Puertas y Domingos Duarte y Germán en el centro de la defensa.

El equipo de Diego Martínez fue el que llevó la iniciativa desde el comienzo del partido, hasta el punto de que obligó a Andrés Fernández a esmerarse para evitar encajar los dos primeros goles.

El primer aviso llegó en las botas de Álvaro Vadillo, que con el exterior le pegó ante el meta local, que sobre la misma línea de gol consiguió evitar el tanto de los rojiblancos.

Después llegó la que quizás fue la ocasión más clara del primer periodo para los granadinistas. Entonces fue Antonio Puertas el que remató en la frontal y obligó a esmerarse al meta metiendo el puño para provocar uno de los cinco saques de esquina que tuvo el Granada CF.

Sin embargo, en ninguno de ellos llegaron las ocasiones claras de los rojiblancos, que vieron cómo el partido entró en una fase algo más tranquila y cómo el Villarreal se iba metiendo poco a poco en el partido hasta el punto de que a diez minutos se adelantó en el marcador.

Domingos Duarte cometió un penalti reprobable sobre Moi Gómez, lo que permitió a Santi Cazorla adelantar desde los once metros a los castellonenses.

Antes del descanso el Granada CF no tiró la primera de las toallas y quiso apretar hasta el final del partido en su primer tiempo, hasta el punto de que Montoro sacó una falta que iba a Soldado, cometiendo Albiol penalti sobre el valenciano. Fede Vico se encargó de empatar desde los once metros.

Segunda parte llena de personalidad

El segundo tiempo, además de la locura, el Granada CF estuvo lleno de personalidad y sobre todo de dignidad, después de ir por debajo en el marcador en hasta tres ocasiones más, en las que o se rindió en ningún momento.

Golpeó el Villarreal por segunda vez a través de Moi Gómez, después de que Cazorla diera un gran pase en profundidad a Quintillá que después cedió atrás al delantero para que anotase el segundo.

Solo diez minutos más tarde, con la entrada del revulsivo Machis, fue el venezolano el que se reivindicó después de comenzar como suplente. El extremo recibió un buen centro de Víctor Díaz para empatar a dos en el segundo palo.

Si algo tendrá que mirar y trabajar en ello Diego Martínez es en la concentración de sus jugadores, que quedó latente en el tercer tanto de los locales. Gerard Moreno anotó a los 65 minutos después de recibir un buen pase de Moi Gómez desde línea de fonod.

Quizás el golpe más duro se lo llevó el Granada CF cuando a falta de 18 minutos el Villarreal anotó el cuarto, con un buen balón robado por Santi Cazorla en la zona de tres cuartos. Chukwece recibió y entró hasta la cocina para anotar el 4-2.

Dos goles más y uno anulado a Ramos

Pero aún con dos goles en contra, aún quedaba recorrido para el Granada CF para anotar el tercer tanto, en el que Roberto Soldado remató el sexto saque de esquina botado por Ángel Montoro. Entre valenciano andó el juego para meter de nuevo a los de Diego Martínez en el partido.

El cuarto y tanto definitivo se produjo de nuevo con la participación de Roberto Soldado, que en este caso recibió un saque de esquina que el valenciano tocó con la cabeza al palo largo donde estaba Antonio Puertas, que la metió al fondo de la red.

La rabia para el granadinismo llegó cuando a los 89 minutos le anularon un gol ilegal a Adrián Ramos, que por muy poco remató con la cabeza en posición irregular una jugada que habría supuesto el 4-5. Aunque hubiera sido una guinda de oro, el comienzo de este Granada CF promete tanta eterna lucha como reza uno de sus lemas. Se equivocan quienes lo vean de otra manera.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería