jueves 21 noviembre
Opinión  |   |

Restar y dividir

Que el paro es la principal preocupación de cualquier familia granadina y del resto de españoles, es de Perogrullo desgraciadamente. Como lo es que no solo afecta a los jóvenes sino también a quienes, con algún trienio a sus espaldas, han quedado en situación de desempleo por diferentes causas. En nuestra ciudad estamos hablando de 22000 granadinas y granadinos en esta situación. ¿He dicho de Perogrullo? Rectifico, para Cs y PP, no.

Por Granada, cosas del PP, durante trece años se colocó el mantra de que desde un ayuntamiento no se podía llevar a cabo políticas relacionadas con el empleo. Pero mira tú por donde, llegó el PSOE al gobierno y el área de empleo desmantelada por los gobiernos de Torres Hurtado y Sebastián Pérez, se activó cuan ave Fenix, dejando importantes logros para la ciudad. Es lo que tiene pensar y diseñar en un modelo de ciudad que apostara claramente por el empleo, buscando otras formas de crearlo más allá del generado por el sector servicios. Siendo competitivos para que los mejores proyectos nacionales e internacionales confiaran en Granada y en sus posibilidades, generando nuevas oportunidades a otros sectores profesionales. En esta hoja de ruta, además, el PSOE de Paco Cuenca se preocupó y ocupó de la formación y la cualificación profesional de las personas paradas para que aumentaran sus posibilidades de contratación en trabajos dignos y de calidad.

Que Nokia aterrizara en Granada no fue casualidad. Ampliar el número de destinos de nuestros vuelos, no solo tuvo como objetivo un mayor número de visitantes. Exigir el AVE no solo buscaba otra vía más para fomentar el turismo. Una ciudad bien comunicada es siempre un atractivo para quienes quieren invertir en nuestra ciudad. Hablar de Granada como ciudad de la ciencia, era generar otros reclamos para ampliar el abanico de opciones y posibilidades de empleabilidad.

Y tampoco fueron casuales los 13 millones de euros recibidos de fondos europeos de la mano de la concejala delegada Ana Muñoz. Que más de 1700 personas desempleadas en situación de vulnerabilidad tuviera la posibilidad de optar a un trabajo digno y de calidad adquiriendo nuevas cualificaciones profesionales o actualización de las mismas, fue motivo más que suficiente como para pelear por estos fondos. Es lo que viene a ser no solo preocuparse, sino ocuparse del principal problema de la ciudadanía. De los trece millones, solo dio lugar a llevar cabo un proyecto dirigido a casi 200 jóvenes.

Pero el señor Manuel Olivares, concejal naranja de empleo y heredero de los casi 12 millones del Fondo Social Europeo con los que estaba dotado el proyecto “Granada en Clave de empleo”, renuncia a ellos. Esta “calderilla”, entiéndase el tono sarcástico, suponía una oportunidad para miles de personas que, a través de itinerarios formativos, han perdido la opción de adquirir un certificado de profesionalidad imprescindible para la búsqueda de un trabajo digno y cualificado. ¿Qué quiso decir con “está sobredimensionado”? ¿Acaso no les interesa que tengamos profesionales cualificados? ¿Formar a 1600 personas, casi al diez por ciento de la población desempleada, es una sobredimensión consecuencia de algún efecto alucinógeno que no logro captar? Lo mismo, tras el concepto "sobredimensión" (ellos son muy de conceptos), se esconde una clara intención liberal de no ampliar horizontes a las personas desempleadas que, de paso, les permitirían seguir avanzando en sus derechos y calidad de vida, ¡vete tú a saber!

Es lamentablemente observar como con el gobierno bipartito, volvemos al blanco y negro de los 13 años que parecían enterrados. Mientras Granada necesita soluciones que, dicho sea de paso, ya estaban enfocadas tras los tres años de gobierno socialista, Ciudadanos y Populares están en sus cuentas y sus cuotas. Hervías, secretario de organización de Cs y candidato al Congreso por Granada, parece que quedará fuera del hemiciclo, de ahí la obsesión tuitera del señor Olivares en hacerle la campaña y que no le deja estar en otra cosa. El señor Sebastián Pérez ha gastado un mes deshojando la margarita del Senado. El señor Salvador, según cuentan, haciendo el ridículo por Nueva York y, ahora, lamiéndose las heridas…

Lo suyo, lo de ellos, son las matemáticas, pero no las de reducir las tasas de empleo y las de aumentar las posibilidades de encontrar puestos de trabajo dignos y de calidad. Son las matemáticas del 2+2; de las 7 tenencias de alcalde para ingresar más, ellos, sin que se note, o eso creían; la de ir sumando meses de incapacidad y, lo que es peor, de parálisis para esta ciudad. Lo suyo, lo de ellos, no va de sumar y multiplicar para la ciudadanía, va de restar y dividir. Mal camino.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Jacobo Calvo

Secretario de Organización del PSOE de Granada capital y docente

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería