martes 23 julio
8M  |   | Noelia S. Lorca | Fotos: Álex Cámara | Vídeo: Luis F. Ruiz

Los cimientos de una lucha imparable

Granadinas de todas las edades se vuelven a dar cita en una movilización multitudinaria para clamar por la igualdad "real y efectiva"

-"Mamá, tengo miedo, hay mucha gente".
-"Hija, no hay que tener miedo hoy, todos los que estamos aquí venimos por una misma cosa. Todos queremos ser iguales".

Acompañada de su hermana mayor y su madre, con el símbolo de la mujer pintado en su tierno rostro y un lazo violeta decorando el oscuro pelo, Ana, de tan sólo siete años, no tenía muy claro el motivo que había congregado a su alrededor a tanto desconocido. Sin embargo, poco tardó en darse cuenta de que el peligro no existía.

Menos asustadas y más seguras de participar, dos pequeñas correteaban de un lado a otro de Gran Vía siendo, junto a la progenitora, sus superheroínas favoritas. Las tres con las capas y los antifaces dejaban claro cómo y qué querían sentirse.

Las fuerzas no decayeron en ningún momento en las calles de Granada

Pero no fueron las únicas que formaron parte de un 8M que ha vuelto a hacer historia. Padres empujando carros de bebés, niños subidos a los hombros, cogidos de la mano, saltando al ritmo de la música... Si algo quedó claro este viernes es que los más pequeños también tienen mucho que decir en la consecución de la tan ansiada igualdad entre hombres y mujeres. Sin darse cuenta, ellas y ellos ya son los sólidos cimientos de una lucha imparable. Un sentimiento que, lejos de detenerse, continúa su camino más vivo que nunca.

Granada, como el resto de ciudades y pueblos españoles, revivió una jornada trascendental cuya guinda fue una movilización masiva en la que la edad no era el denominador común.

El ritmo de los tambores, al son de los latidos de los miles de corazones que se dieron cita en el entorno del Triunfo, daban la señal de salida a la marcha. Una vez más, la igualdad y el respeto se pedían entre batucadas y cánticos difíciles de ignorar.

La Gran Vía se quedó pequeña para la manifestación del 8M en Granada

No obstante, las reivindicaciones comenzaron desde bien temprano en la provincia, donde multitud de actos celebrados durante la mañana sirvieron de calentamiento para lo que, a partir de las 18.00 horas, se convirtió en un clamor popular. “Somos la voz de las que no tienen voz”, “no es una fiesta, es una protesta”, “Tus machistadas me dan arcadas” o “Ni + ni -, somos =” fueron sólo algunos de los cientos de lemas que recorrieron las principales calles de la capital.

El 8M en Granada volvía a lanzar un poderoso mensaje a toda la sociedad. Una llamada de atención que, como el pasado año, busca extenderse más allá de 24 horas y ser una realidad los 365 días del año.

Porque, aunque suene raro, segundas partes como esta siempre fueron buenas, y las granadinas han conseguido escribir otra página más de una historia que sólo puede acabar con un final: Igualdad.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería