sábado 20 abril
ÁREA METROPOLITANA  |   | Luis F. Ruiz - Noelia S. Lorca

Las cámaras se expanden por los pueblos del Área Metropolitana de Granada: el 'agente' que todo lo ve

En los últimos años una quincena de localidades han optado por esta alternativa para controlar el tráfico y que también sirve para esclarecer la comisión de otros delitos

En Albolote las cámaras llegan al medio centenar para controlar todo el municipio. Foto: Álex Cámara

Los pueblos metropolitanos de Granada, situándose en la comarca más poblada de la provincia con más de 300.000 habitantes, tienen entre uno de sus principales objetivos reducir al máximo posible los delitos y la delincuencia en sus territorios, si bien sus agentes de Policía Local no siempre pueden estar en el lugar de los hechos.

El control de semáforos en rojo, la última fórmula
Además de las cámaras de vigilancia de tráfico, son también varios los municipios que han hecho una apuesta reciente por controlar los semáforos en rojo que tienen instalados en sus términos municipales y evitar así accidentes en cruces concurridos.
Esto ha sucedido por ejemplo en Alhendín, que se propuso reducir el alto número de accidentes en el cruce de la Carretera de Motril con una de las salidas más utilizadas del casco urbano.
Algo similar hizo Santa Fe, con la implantación del control de aquellos vehículos que se salten el semáforo en rojo en la calle Mariana Pineda, que conecta con la Carretera de Belicena, un cruce esencial en el municipio.
Desde septiembre, en Pinos Puente también existe este dispositivo instalado en agosto, en este caso en el cruce de la calle Briones con la N432 y que ya ha sorprendido a numerosos conductores.

Es por ello por lo que al menos una quincena de pueblos del Cinturón granadino ha optado en los últimos años por la instalación de cámaras para la vigilancia del tráfico y, de paso, poder contribuir al esclarecimiento de otro tipo de hechos delictivos que se cometan.

Ante las dificultades administrativas y económicas que supone aumentar la plantilla de la Policía Local, los municipios apuestan por la instalación de estos dispositivos en lugares estratégicos, con la intención de favorecer la seguridad ciudadana en sus calles y evitar también las infracciones al volante.

Uno de los últimos pueblos en sumarse a esta iniciativa ha sido Alhendín, que desde el pasado diciembre ya vigila sus calles con hasta una quincena de cámaras para mejorar la movilidad y la seguridad ciudadana, que se reparten por puntos como el Camino de Jayena, la entrada de la Urbanización la Quinta, Novosur o en la concurrida Carretera de Motril.

Atarfe se encuentra inmerso en el proyecto de ampliación de los dispositivos de cámaras con la ampliación de otras 14 cámaras, lo que le permitirá superar la treintena cuando culmine su instalación y que ahora se expandirán a los polígonos, los anejos y los colegios y sus inmediaciones.

Una de las nuevas cámaras que se han instalado en Pulianas. Foto: Ayto. de Pulianas

También amplió el servicio de cámaras de videovigilancia para el tráfico el municipio de Pulianas, que contaba con una treintena a las que añadió otras 16 para vigilar las calles de esta localidad de más de 5.500 vecinos.

Sin embargo, el número de habitantes no está reñido con la instalación de estos dispostivos, tal y como sucede con Valderrubio, con poco más de 2.000 habitantes, donde hay hasta siete cámaras; o en Gúevéjar, en unos 2.500 ciudadanos, con hasta nueve para controlar espacios céntricos y concurridos, además de la vía principal.

En Las Gabias uno de los proyectos que persigue es mejorar la seguridad de una de las cuatro ciudades metropolitanas mediante una iniciativa que contempla la gestión del tráfico y la seguridad con hasta 46 cámaras de vigilancia mediante una red de comunicaciones.

También en 2023 se sumó a este tipo de controles mediante pantallas Alfacar, con hasta 14 cámaras en puntos conflictivos que puso en servicio a comienzos del año pasado.

Los dispositivos instalados se encuentran en lugares estratégicos. Foto: Álex Cámara

Casi medio centenar de cámaras en Albolote

Hasta seis de las 46 cámaras de tráfico que se activaron a finales de 2022 en Albolote tienen lectura automática de matrículas para detectar posibles infracciones. El Ayuntamiento incluso creó una sala de control operativa para la Policía Local.

El despliegue de estos dispositivos de control también ha llegado a otros municipios como Cúllar Vega, donde son hasta 19 los que se reparten en las diferentes entradas y salidas de la urbanización 'El Ventorrillo', así como en el tramo del centro comprendido entre el Paseo de la Aurora, la Plaza Felipe Moreno y la calle Iglesia.

En el caso de Armilla, sus cámaras también ayudan a controlar el acceso de vehículos a las zonas restringidas por el paso del Metro, como es el caso de la calle Real, donde solo deben entrar residentes.

En Monachil son media decena de cámaras las instaladas en el casco antiguo desde hace dos años, mientras que en Otura hay cámaras inteligentes para controlar los movimientos inapropiados de conductores.

Los pueblos hacen una inversión importante para mejorar las medidas de seguridad que controlan el día a día de sus calles y llegar a los rincones estratégicos.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=245611